Insomnio durante el embarazo


Cuando te quedas embarazada lo primero que te dicen es "aprovecha para dormir ahora que luego no podrás" y que razón llevan. 

Insomnio en el embarazo


Pero siempre hay un pero, lo que no te avisan es que el insomnio o las horas de dormir llegan antes de que nazca el bebé, cuando estás casi a punto de caramelo, ahí es cuando llegan las malas noches.

Uno de los síntomas del primer trimestre de embarazo es por el contrario el sueño. Tienes sueño siempre, tu cuerpo se siente débil y cansado y aunque no quieras tienes que echarte una cabezadita después de comer sino no llegas a la noche. 

Recuerdo que cuando yo me quedé embarazada de mi niña, no me había terminado de comer la última cucharada de comida que ya estaban casi cerrándose los ojos. En un acto reflejo, ver la última cucharada tener que dormir. Bien es verdad, que cuando me levantaba de la siesta me levantaba peor de cuando me había acostado, pero era algo que no podía evitar, tenía que dormir. Me levantaba con muchas náuseas, dolores de cabeza y con mareos, y a veces pensé que lo mejor sería aguantar y no dormir, pero muy a mi pesar no pude nunca cumplirlo.

Cuando llegó el segundo trimestre de embarazo la cosa cambió, durante la tarde ya no dormía y tampoco tenía la necesidad de hacerlo, pero si que necesitaba acostarme temprano. Yo siempre he sido de las típicas que antes de dormir le gusta ver el programa o la serie de turno, pues por aquel entonces no podía ver nada, cuando llegaba las 22.00 o 22.30h mi cuerpo ya no podía más y tenía que descansar. También hay que mencionar que tenía mucho peso y que quieras que no mis hormonas seguían locas. 

Una de las anécdotas del embarazo es, que yo siempre he sido amante del cine, me encantaba, pero tuve que dejar de hacerlo mientras estaba embarazada. Era entrar en la sala que todo se pusiera oscuro y a mí entrarme una morriña que no me aguantaba. La última que fui a ver fue la de "Los Juegos del hambre: Sinsajo parte 2", madre mía lo que me costó terminar de verla, se me cerraban los ojos, y por mucho que quería me costaba la vida mantenerlos abiertos, ni comiendo palomitas si quiera me espabilaba. 

Sin embargo, llegó el ansiado pero a la vez temido tercer trimestre de embarazo. Ahí el peso del cuerpo ya empieza a ser molesto. En mi caso, tenía un barrigón que ni yo me lo creía por lo que estaba casi ahogada. No sabía como acertar para estar cómoda en la cama.Que si me ponía boca arriba me daba fatiga, que si me ponía para la parte izquierda era malo para el bebé porque podías quitarle que le llegara bien el oxígeno, que si para la derecha no me podía dormir, vamos un numerito. Recuerdo que al final lo que hice fue poner una almohada paralela a mí y ahí apoyaba la barriga y la cabeza y podía dormir medio bien. 

Es verdad que en el último trimestre ya no es solo el peso lo que molesta a la hora de dormir, también están los dolores, el hinchazón del cuerpo y sobretodo que tu cuerpo se está preparando para el gran día.

Fijaos si mi cuerpo no me dejaba dormir, que yo rompí aguas a las 2.59 de la madrugada, vamos que mi niña venía avisando que no me iba a dejar dormir y como os conté en el post anterior "Mi bebé no duerme" la pequeña traviesilla iba a dar guerra, mucha guerra.

Comentarios

  1. Yo la verdad es que tuve mucha suerte y dormía muy bien. Oía a otras madres que decían que no podían dormir porque el bebe les "molestaba" por la noche. A mí no, de hecho dormía súper bien incluso unas siestas importantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me molestaba muchísimo para dormir, encima se me metia en las costillas y no me dejaba ni respirar!! Un besazo enorme

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares