Las familias "normales" y la homofobia

El engaño de los catálogos de juguetes


Ahora que se acerca la Navidad ya están todos los centros comerciales adornados, las calles con las luces montadas, y el ambiente que se respira es más cercano al Navideño aunque todavía estemos a 1 mes de que lleguen las fiestas. Están los turrones, mazapanes, polvorones por todos lados y cuando llega el día 24 no te entra ni un trozo más de Suchard porque te lo has comido antes de tiempo. 



He de reconocer que yo soy de las que le gustan las cosas antes de que llegue el día, es más yo sí hubiese sido por mí ya habría puesto el árbol, pero mi marido me paró el carro y me dijo que era demasiado pronto, que esperásemos al puente de Diciembre, y aquí estoy yo esperando a que llegue el día de adornar nuestra humilde morada. 

Eso sí, lo que más me gusta de esta época es salir, sobretodo si tienes hijos lo vives de una manera distinta. Salimos a los centros comerciales a ver juguetes, a que nuestra pequeña de 18 meses vea las luces, los adornos de Navidad, y a medida que se vaya acercando las fiestas pues iremos a hacerles fotos con el Papá Noel correspondiente y con el Rey Mago de turno, porque aunque ella ahora todavía no se entere de mucho a mami le hace más ilusión que a ella seguro.

Y hablando de juguetes, ya están llegando los catálogos a casas, de todos los sitios posibles y por haber, llegan catálogos de tiendas de juguetes que no sabía ni que existían pero ahí están. Mi hija coge los catálogos como si fueran un libro de colorear, no los mira, bueno sí sólo mira la página donde aparezca los juguetes de la Peppa Pig, lo demás lo pinta, los partes y lo haca añicos, esta niña no sabe aún que eso que hoy parte, en años venideros será nuestra perdición por la típica frase de "me lo pido". 

Pero hablando de catálogos y juguetes, hay algo con lo que me he quedado alucinada, seguramente sea  normal, pero yo que ya hacía años que no miraba los juguetes, este año l mirarlos he flipando. 

Como he comentado mi hija es muy fan de la Peppa Pig, todo le gusta de la Peppa, le da igual lo que sea si trae el dibujo de la cerda de moda. Bueno pues los abuelos le quieren poner por los reyes una cocinita porque mi hija se pasa el día dando de comer a sus muñecas y a todo el que se ponga en su camino, vimos una de la Peppa Pig, y era lo más simple del mundo, tan simple que era una cocina normal pero con la pegatina de la Peppa. El precio de la cocinita era 35.90€, y justo al lado había otra que era la misma, lo único que no tenía la pegatina de la Peppa, y ¿sabéis cuanto costaba? 12,95€, 23€ de diferencia solo por el simple hecho de que en uno venía una pegatina y en el otro no. Lo mismo pasaba con un carrito de capota, el de la Peppa venía la Peppa bordada y el otro no traía a la Peppa pues lo mismo casi 20€ de diferencia ¿de verdad? 

cocina infantilPeppa pig

Yo flipo, mi hija aún no entiende, y por mucho que le guste la Peppa si se le pone otra cosa ella no lo va a notar, va a jugar y punto. Pero los críos que son más mayorcitos y ya si entienden y saben que quieren y que no les hace una faena a los padres. ¿Cómo pueden inflar tanto los precios porque traiga un muñeco determinado? Es que me parece alucinante. 

Luego lo peor es que tú vas a comprarlo y está agotado, porque todos hemos salido corriendo a comprar a nuestros hijos los que ellos quieren, y es tontería yo seguramente también los haré, pero joder un poco de cordura, que no te digo yo que me subas unos 5€ por la imagen, pero ¿20? me parece cuánto menos excesivo. 

Al final, como todo, los empresarios de juguetes saben que armas utilizar para sacar partido a sus productos y con los niños sabes que sales ganando con los muñecos que estén de modas y con colores llamativos para que les llame la atención. 

Comentarios

Publicar un comentario