Las familias "normales" y la homofobia

Quito de la guardería a mi hija ¿He tomado una buena decisión?


Como ya os conté en otra ocasión, este año quise apuntar a mi hija a la guardería porque me parecía buena idea para que ella se despegara de mí y sobretodo se distrajera y estuviese con más niños. 

guardería



Fue a principios de Septiembre, como la mayoría de los niños, ella empezó su periodo de adaptación. El primer día empezó con una hora, al ver como la pequeña lloraba, la propia profesora me sugirió que la llevase media hora hasta que ella se fuese haciendo. Los primeros días entraba y salía llorando, con el corazón encogido, y sin consuelo, a medida que fueron pasando los días, la cosa parece que iba avanzando, ya por lo menos no lloraba y aunque no quería jugar y solo quería brazos, estaba bastante tranquila allí. Después de esa mejoría, se puso malita con fiebre y faltó los 2 últimos días de una semana y se unió con el fin de semana, por lo que se llevó 5 días sin pisar la guarde. Pensamos que esto empeoraría las cosas y que otra vez volvería a estar como al principio. Cuando le tocó ir después de haber estado malita nos llevamos una sorpresa, la niña jugaba entraba y salía sin llorar, se reía y se relacionaba con otros niños, así que papá y yo estábamos felices como nunca. En una ocasión como el patio de ellos está visible pudimos ver como se paseaba en un triciclo por el patio y bien feliz que iba. Toda esa semana fue estupendo, por lo que su señorita pensó que era hora de aumentar a 1 hora.

Ahí es cuando empezamos otra vez marcha atrás, los primeros días todo iba bien, a pesar de que se le hacía muy larga la hora la aguantaba pero a medida que fueron pasando los días empezó a llorar, y a llorar, ya íbamos por la hora y media, y después de un mes y medio la niña en vez de ir avanzando iba retrocediendo. Solo hacía llorar y volvía a no querer nada, solo brazos y el chupete.

Hay que destacar que la guardería es privada, ya que no nos dieron la plaza en la pública. El precio al mes es de 120€, para algunos no será nada pero para nosotros que nuestra situación económica es mala, era un mundo, aunque era mi madre la que paga todos los meses la guardería. Pero entre que la niña lloraba, que cada 2 por 3 estaba malita y el precio de la guardería hemos tenido que plantearnos quitarla.

La niña desde que empezó la guardería cambió. Ella siempre ha estado conmigo, pero desde entonces no se separaba de mí, a todas horas quería estar en brazos, tocándome, viéndome cerca, que no me apartara de ella, estaba mucho más caprichosa y mimosa, y a la misma vez mucho más cariñosa y falta de mimos, y no es porque no se lo dábamos sino porque ella necesitaba más. 

Hablé con la pediatra y le comenté lo que estaba pasando, y ella me aconsejó que si me lo podía permitir que dejara de llevarla. La niña de la misma pena se le estaban bajando las defensas y era casi semanalmente que se ponía mala. Ella mismo me dijo que hay niños que les cuesta mucho, a otros que no les cuesta nada, y a otro que como la mía había que quitarlos porque les afectaba a la salud. 

Su padre y yo estuvimos pensándolo y decidimos que era la mejor opción, mientras yo no trabajara ella se quedaba como hasta ahora conmigo en casa y el año que viene que ya será más mayor pues ya la apuntaremos para que se acostumbre antes de ir al colegio. 

No os voy a engañar, pero esta situación me ha tocado demasiado. Yo pensaba que podría llevar mejor que la peque llorara en la guarde, pero no. Lo he llevado fatal, me sentía como una mierda sabiendo que yo estaba en casa pensando como la niña lloraba pudiéndola tener conmigo. Me quería hacer la dura, para que no dijesen que era muy blanda, que la niña hacía conmigo lo que quería, pero no podía más, cuando ya todos empezaron a ver que lo mejor era quitar a la niña de la guardería sentí un gran alivio, porque aunque parezca que no sentirte apoyada es fundamental. Claro está que al final las decisiones las tomamos nosotros y que nos tiene que dar igual lo que piensen, pero escuchar que lo que yo llevaba tiempo planteándome era la mejor opción me hacía sentir más segura.

No sé si será normal, o si  ni siquiera es posible, pero desde ayer que ya decidimos que la íbamos a quitar y se lo comunicamos a su profesora la niña ha vuelto a cambiar. Parece que está más activa, más independiente, aunque no se separa de mí no quiere tantos brazos y eso es un desahogo.

Yo ahora estoy más tranquila y para que os voy a engañar estoy más feliz, ya el año que viene cuando sea más mayor, la volveré a apuntar y en ese caso espero que todo vaya mejor.

Comentarios

  1. Yo te entiendo muy bien. Como ahora estoy en el paro no he querido llevarlo, me parece un dineral, la verdad y de momento podemos hacer cosas en casa, yo soy maestra! El año que viene sí quiero llevarlo, por lo que tú dices, lo de socializar y tal. Pero entiendo que según las circunstancias no compensa. Si va a estar siempre malito, si lo va a pasar mal... Si podéis estar con ella y no hay necesidad real de que esté allí habéis hecho muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias preciosa. La verdad es qeu yo también creo qeu he tomado la mejor decisión, el que mi peque siempre estuviese malita, y encima llorando cada vez más, no me compensaba tenerla allí y aunque quería hacer de tripas corazón al final me ha ganado el corazón, es lo que hay. El año que viene ya será más mayorcita y ya se verá.
      Gracias por comentarme siempre. Te como la cara!! un besazo

      Eliminar
  2. Hola guapa
    Nuestro peque empezó la guarde al mismo tiempo que la tuya. Aunque el comienzo fue difícil, ahora va encantado, se lo pasa súper bien y las profes nos dicen que disfruta mucho. Viene contento a casa y eso es lo más importante.
    Al principio, nos costó mucho porque lloraba. Lloraba el y lloraba yo. Le ha costado algo más que el periodo de adaptación, pero ahora ya está bien.
    Nosotros lo apuntamos para que descubriera que había un "mundo" más allá de papa, mama y la iaia. Pero si en algun momento, la cosa hubiera ido a peor, lo hubiera sacado de la guarde.
    Creo que si la peque ha mejorado desde que esta otra vez contigo, habéis tomado la mejor decisión!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hubiese encantado que mi pequeña al final se hubiese adaptado. La guardería merecía la pena y su profesora era un encanto, pero la niña llegó a dejar de comer bien, no dormía bien y todo, así que lo mejor es tenerla en casa conmigo, yo me quedo más tranquila y ya ella tendrá tiempo para estar muchos años estudiando jeje!!

      Muchísimas gracias por el comentario!! Un besazo enorme

      Eliminar
  3. Yo llevé al mío exáctamente tres días. No paraba de llorar y hasta comenzó a chuparse los dedos del estrés. Hasta le daba fiebre allí y en casa normal. Y ya el colmo fue encontrarme un día a su educadora con el brazo en cabestrillo. Casi me da algo, me tenía que ir a trabajar y le dejaba con una mujer que tendría que estar de baja y que iba a necesitar ayuda para cambiar un simple pañal. De verdad que alucino cuando oigo a muchas personas que dicen que les ayuda a socializar. Pero si son muy pequeños, no hacen amigos, sólo quieren llamar la atención de un adulto. Y, vamos, todos los niños aprenden los colores, los días de la semana, los números o dónde tienen la nariz vayan o no la guardería. Mi cuñada es educadora infantil. El año que le tocó con los de cuatro meses super contenta porque según ella no se enteran. Yo alucinada de que una persona que trabaja a diario con bebés haga semejante comentario. Si se enteran desde el útero, por favor. En fin, que mejor que tengan un apego seguro con nosotras que les hemos parido y para estar encerrados en las aulas siempre hay tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo flipo. una maestra de niños pequeños con el brazo en cabestrillo, a veces es para alucinar. Mi hija desde que empezó la guarde dejó de dormir no comía y solo quería estar conmigo en brazos todo el día, no quería jugar ni nada. Aguanté 1 mes y algo, demasiado para mi gusto, pero en cuanto vi que la cosa no avanzaba tomé la mejor decisión. Desde entonces mi hija es otra, parece mentira!! Un abrazo enorme y gracias por comentar.

      Eliminar

Publicar un comentario