Las familias "normales" y la homofobia

Que comidas evitar en el embarazo || Mi experiencia



Antes de quedarme embarazada no había pensado nunca que las gestantes tenían una restricción tan grande de alimentos. Sabía lo típico, no comer comida cruda o poco hecha y evitar comidas con mucho azúcar por el tema de la diabetes gestacional.

Alimentos que no debes probar en el embarazo



Pero fue cuando me quedé embarazada cuando me enteré de todo. Recuerdo que me enteré que estaba embarazada el 1 de Agosto del 2015, y claro ya ahí pues lo primero que haces es entrar en internet y leer sobre todo lo que puedas, yo había ido a la matrona y ésta no me había dicho nada de comidas, pero entre todas las cosas que leí, una de ella era "Lo que no debes comer mientras estás embaraza".

Cuando leí aquella enorme lista me quise morir, era peor que estar a dieta con la diferencia que si lo comía me sentiría culpable no por mí, si no por poder hacerle daño a mi bebé. Recuerdo que prohibían la charcutería, las infusiones, el pescado ( no todo solo algunos), los refrescos, los zumos de bote, los paté (a mí me vuelven loca), todo lo que llevase huevo y que el huevo no fuese pasteurizado, la verdura tenía que lavarla con lejía alimentaria por el tema de la toxoplasmosis, vamos, era peor que la dieta de Herbalife. 

Pero no os voy a mentir, yo lo primero que pensé fue, "joder, no me voy a poder comer el chorizo de las lentejas", primer error porque el chorizo ahí está cocinado, por lo que no había ningún tipo de problema. Pero claro, si contamos que yo como he comentado otras veces, soy un poco hipocondríaca, lo que me faltaba era que me dijeran que no podía que podría venir el bebé mal como para no comerlo. Mi madre siempre me decía, "Lidia, no es que no puedas, es que puedes hacerlo pero no a menudo, pero por una vez no pasa nada", bueno pues la mujer me podía decir lo que quisiera yo no comía nada, imaginaos si no comía a penas, que en vez de coger peso perdí, y todo lo que comía era para la niña, que venía bien grande y bien gordita, eso sí, yo me quede con tipín. 

Recuerdo, que en una de las visitas al ginecólogo, no pude más, dejé mis verguenzas a un lado y le pregunté si podía comerme un bocadillo de mortadela, que yo tenía antojo. Ahora que lo recuerdo me da hasta vergüenza, pero yo me quedé poco tranquila cuando el hombre me dijo que sí que claro que podía. 

Y es que, Internet es una gran fuente de información pero muchas veces es mejor no leer. Seguramente si yo no hubiese leído todas las cosas que leí, hubiese comido bien, pero si hubiese comido más cosas.  

Terminando ya el embarazo sobre la semana 36, estaba yendo a las clases preparto que ofrecía mi matrona de la Seguridad Social, y fue ahí cuando la señora dijo que todo lo que había en supermercados lo podíamos comer, con moderación, pero que estaba pasado por sanidad y no tenía riesgo. Ese día dije, a buenas horas viene esta señora a decir esto.

Pero bueno, aguanté las 2 semanas que me quedaban ya y en cuanto salí del hospital me comí el chorizo de las lentejas, jamón, y esas cosas que era lo que echaba de menos, pero por lo menos mi hija nació sanísima y bien, y eso es lo que me importa.

Si vas a ser mamá y también te da miedo todo lo que te han dicho sobre la comida yo te digo desde mi propia experiencia, que comas lo que se te antoje, obviamente no comas nada que no esté pasado por sanidad, tipo carne de matanzas, morcilla y esas cosas, pero si se te apetece un bocadillo de mortadela, cómelo, que te apetece un dulce, hazlo, lleva una dieta equilibrada, rica en proteínas, verduras y frutas, pero de vez en cuando si tu cuerpo te pide algo, dáselo, lo agradecerás tú y lo agradecerá tu embarazo. Siempre han dicho que lo que no mata engorda, y ya te digo yo que todo engorda matar, mata poco. Así que no te pase como a mí, que el embarazo no es una cárcel , en cuanto a lo que la comida se refiere, tienes libertad de comer solo que tienes que hacerlo con cabeza. 


Comentarios

  1. Yo la verdad es que evite cualquier tipo de embutido como jamón, chorizo, salchichón, lomo... Sé que se podía congelar pero oye, que a mí me hacía ilusión no comerlo en el embarazo y vivirlo así. Vivo de ilusiones! Tampoco comi pâté y salmon. Y luego: pescado, carne y huevo siempre más bien pasado. Y en cada ensalada si pero fuera no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, pero no por ilusión sino por miedo. Me daba tanto miedo que mi niño pudiese venir con problemas por mi culpa que decidí apartarlo todo de mi dieta, llegué a perder 14 kilos jajja. Gracias por comentar preciosa mia.

      Eliminar
    2. Bueno, lógicamente era por prevenir cualquier tipo de problema. Queso no pasteurizado tampoco comí. Lo que quería decir es que pudiendo congelarlo no lo hice porque me hacía ilusión vivir un embarazo como tal.

      Eliminar
  2. Hace 18 años, salvo casos puntuales, las embarazadas comíamos de todo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre dice exactamente lo mismo jajaja con el tiempo nos estamos poniendo demasiado exquisitos jaja. Un besazo y gracias por comentar :)

      Eliminar

Publicar un comentario