Las familias "normales" y la homofobia

Ponte en mi lugar


Son muchos los consejos que puedes encontrar por Internet para reconducir el comportamiento de tus hijos. Te dan muchas sugerencias de como reaccionar en cada momento que tu hijos se comportan de la manera que no es la adecuada.

Me parecen muy buenas y sobretodo cuando las estoy leyendo pienso que fácil, esto lo podría poner yo en práctica, pero precisamente cuando ese momento llega es cuando me doy cuenta que es muy fácil leer y otra cosa es actuar.

niños haciendo travesuras


En casa tenemos a una pequeña bichillo muy revoltosa y muy traviesa, que nunca piensa nada bueno para hacer. Cuando te despistas o te está pintando las paredes, o se ha subido en un mueble o está comiéndose cualquier cosa que se encuentra por el suelo. Hay que estar siempre detrás y aunque hemos intentado quitar cualquier cosa que pueda ser un peligro para ella, ella se busca las mañas para hacer una trastada.

La cuestión es que son muchas las veces las que repito al día "Valeria, eso no se hace cariño" y ella me mira desafiante y sigue haciéndolo como si nada. Vuelvo a repetir la operación y le quito lo que esté haciendo, ella normalmente ni llora ni replica, simplemente cuando la vuelves a dejar un poco más libre va hasta lo que estaba haciendo anteriormente. Todo esto lo hace con una sonrisa pícara que con los 18 meses que tiene, nos camela y hace con nosotros lo que quiere.

A pesar de todo, nosotros nos imponemos, y le regañamos tiene que aprender que las cosas que están mal no se hacen y que papá y mamá cuando dice que eso no se hace, no se hace.

En estos momentos es donde me paro a pensar y yo misma digo que admiro a aquellas madres que les explican a sus hijos las cosas sin elevar un poco la voz, sin salir de sus casillas y con un tono de voz apaciguado. Madre mía, cuando me veré yo en una de esas.

Intento hablar calmada la primera, la segunda, la tercera pero ya la cuarta vez se me va hinchando la vena del cuello, y poco a poco llega a colmar toda mi paciencia y sale ese vozarrón que tengo guardado y le pego un grito. Quizás no es la manera correcta de corregir un mal comportamiento, pero en mi caso es el único que hace que mi hija deje de hacer lo que esté haciendo mal. Ahí es donde se da cuenta que mamá está enfadada y que eso no lo puede seguir haciendo. Es verdad que cuando pasa un rato ella vuelve hacerlo, pero ya no hace falta gritarle más, solo con decirle "Valeria no" parece que se da cuenta y para.

Me encantaría tener que dejar de gritar, y aunque he intentado mil maneras de reconducir cualquier mal comportamiento no ha tenido éxito. Supongo que aún es pequeña y que aunque le expliques de mil maneras que eso no se hace, ella se lo toma como un juego y continúa haciéndolo.

Por eso, no entiendo a esas madres tan perfectas que consiguen, o por lo menos eso dicen, que sus hijos les haga caso explicándole las cosas pero ¿cómo le explico yo a mi niña de 18 meses que eso no se hace? Me parece una tarea imposible. No voy a ser yo la que juzgue a esas madres, al contrario les alabo el gusto, si es verdad que no creo que sea todo tan perfecto, pero mira si ellas cuentan eso quizás tengan razón, voy a tener que dejarles a mi hija unos dias a ver si las sacan o no de quicio.

De todos modos a medida que va pasando el tiempo voy cambiando esta manera. No me gusta tener que estar gritando que las cosas no se hacen, y supongo que con el tiempo ella irá entendiendo que lo que le explico no se hace y que se lo digo por su bien.

Es verdad que después de decirle con una voz elevada que eso no se hace, llega el cogerla en brazos y decirle "Valeria cariño, eso no hace y es que tú no haces caso, a mamá hay que hacerle caso que ella te quiere mucho" y su beso posterior y así ella se queda conforme, pero no deja de hacemre sentir mal esta situación.
De todos modos, me iré armando de paciencia, porque será una tarea difícil.

Algunas dirán que que mala madre soy, pero me gustaría verlas en mi situación. Cada una en su casa sabe lo que hay y mejor que ellas nadie conocen a sus hijos. Así que no es cuestión de juzgar a nadie, es cuestión de intentar entender, ayudar y aportar.

Comentarios

  1. Con 18 meses, y hasta los 3-4 años, creo que el que diga que no ha alzado la voz,o gritado alguna vez, o miente o no me lo explico. Es el momento de la rebeldía, y de probar a los papas... También es cuando hay que poner los limites. También hay niños que funcionan mejor sin alzar la voz, otros funcionan con cuentas regresivas, otros con una mirada, pero a todos (muy raroooo muy raro el que no) hay que llamarles la atención. Al mio, que tiene problemas con los sonidos altos, lo mejor es hablarle pero firmemente pues es peor que entre en crisis, pero su caso es muy diferente. Poco a poco se aprende a saber lo que funciona y lo que no, y tampoco hagas mucho caso a esas mamis perfectas que educan con susurros y tienen niños perfectos... El 90% es todo mentira!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, además cada niño es un mundo y el que no lo vea así que se ponga en la piel de otra persona. En tu caso es lo que dices es diferente pero la mía, madre de Dios, hasta que no le pegas el grito no deja lo que está haciendo, porque te desafía 20 veces, y le dices Valeria estate quieta, y ella riendose y haciéndolo, me vuelve loca jajajaja Yo tampoco me creo mucho eso de niños perfectos, habrá niños más tranquilos qu eotros, pero los niños son niños los ponga donde los pongas.

      Muchas gracias por tu comentario preciosa. Un abrazoteee

      Eliminar
  2. Yo peco mucho de eso. Intento apaciguarme. Domar la paciencia. A veces hay días que se te tuercen y saltas a la minima y los pobres no tienen culpa ninguna. En mi caso es cierto que me noto altibajos en mis estados de ánimo aunque siempre intento estar equilibrada para no influir en la peque. Suelo tener paciencia y estudiar también me esta aportando seguridad a la hora de ayudar a la peque, que de eso me falta. Yo no oculto que la grito. La mia es parecida a la tuya, lo que hace muy a menudo es tirar con mala leche las cosas cuando se frustra y... pufff que mal me sienta. Se lo he explicado de mil manera pero la chiquilla sigue sin entenderlo.
    Pero es verdad que están en ese momento de tocarlo y experimentar. El quid de la cuestión es: (creo yo) tener un equilibrio entre dejarles experimentar pero poniendo limites? No sé tu que opinas... un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón lo primero que hay que hacer es poner límites pero dejandoles experimentar, pero la mía es que es tan cafre que quiere experimentar cosas que ponen en riesgo su integridad física, madre mía. No te preocupes la mía está en la misma situación que la tuya, cuando se enfada no solo es que tire las cosas es que se dirige a mí y me las tira en la cara la tía!! Es así ella y yo me pongo negra. pero bueno confiemos en que la cosa va a cambiar. Un abrazo y gracias por comentar!!

      Eliminar
  3. Bufff... Bichillo tuvo unos meses (desde el nacimiento de su hermana, curiosamente) que iba rabieta tras rabieta todos los días. Mi casa era como un manicomio, la bebé llorando, el niño también y yo a veces desesperada también gritaba. En ninguna ocasión me sirvió de nada y no me siento orgullosa cuando me pasa pero soy humana :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás le cogería un poco de celos por eso actuaba así. Al fin y al cabo son pequeños y cuando llega otro más pequeño lo ven como una amenaza. Te entiendo perfectamente yo cuando grito luego me arrepiento pero a veces me falla la tranquilidad porque esta pequeña traviesa me vuelve loca. Gracias por comentar un besazo.

      Eliminar
  4. Yo suelo perder la paciencia bastante, no te voy a engañar. La fase de rabietas nos pilló hace unos meses y aún no sé muy bien cómo afrontarlo. Por mucho que leo luego cada niño es un mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, a mi nada de lo que leo me sirve, no sé si porque es pequeña o porque pero la cuestion que las técnicas que les sirven a otras a mi niña no les va bien. El tema rabieta debe de ser agotador porque enicmano sabes qu ehacer, si le das lo que quiere se acostumbra y todo lo hace así y si no se lo das no se calla. Una vez a la peque le dio una rabieta porqeu quería el movil estando en la calle y no se lo dí se puso a llorar y yo me puse seria y la dije que no, y lloraba amucho así que hice como si no la escuchara meponia hablar con el padre y tal y así se calló sola porque no le prestaabamos atención, ya no ha vuelto a pasar más.

      Eliminar

Publicar un comentario