Las familias "normales" y la homofobia

El consuelo de los bebés


Desde que somos pequeños tendemos a aferrarnos a algo, ya sea objeto o pensamiento, que haga que nos sintamos más seguros. 

Los bebés tienden a refugiarse en su chupete, un muñeco o incluso alguna prenda que les recuerde a su madre. En momentos de llanto, de sueño o simplemente cuando están cansados se agarran a ellos para sentir consuelo.

Mi hija tiene su manta, pero no hablamos de las típicas mantitas pequeñas que llevan un muñequito arriba, no no, ella lleva una manta rosa cuadradita, que la utilizaba yo cuando ella nació y la envolvía para darle calorcito. 

manta de bebé


Desde que era bien pequeña necesitaba algo que pudiese rozarlo con su cara para poder dormirse. Sin embargo, a medida que ha ido creciendo no solo la utiliza para dormir sino que la lleva a todos lados. Cuando digo a todos lados, no exagero, este verano cada vez que íbamos a la playa había que convencerla que allí no se podía llevar y aunque no se quedaba conforme nos las apañábamos para distraerla. Por no contar que cada vez que va a la ducha quiere meterla, y aunque a la manta le hace falta un buen lavado, no es el caso. 

Hace un par de días en un descuido la cogí y la metí en lavadora, la manta estaba negra y daba hasta vergüenza, pero como hasta duerme con ella, no podía quitársela nunca. Bueno pues aproveché y la lave, como hacía un día de mucho tiempo pensé que se secaría pronto. Durante el día preguntó por ella bastantes veces pero bueno se distraía con una cosa y con otra y se quedaba conforme, pero llegó la hora de dormir. Ella suele dormirse a eso de las 8.30 a 9 más o menos, se toma su bibi y ella misma te avisa cogiéndote de la mano que se quiere ir para la cama. Esa noche hizo el mismo ritual de todas las noches pero le faltaba su manta, daba una vuelta para un lado para otra, y nada no conseguía dormirse, nos volvíamos al sofá y nada, empezó a ponerse chocante y ya todo le molestaba y lo que hacía era llorar, eran las 12.30 y la niña seguía despierta, así que opté por destender la manta y dársela. Por suerte estaba seca, fue dársela y la niña se quedó dormida del tirón. No me dio tiempo ni a llevarla a la cama, se quedó dormida en el suelo mientras abrazaba a la manta. 


bebé con manta


Me hizo gracia una vez una madre en la sala de espera del hospital mientras que estábamos por urgencias. Vio a la niña con la manta calladita sentada en el carrito y comentábamos que siempre la llevaba y tal y la señora no tuvo otra ocurrencia que decir pues yo se la quitaría y la tiraría dijera la niña lo que quisiese. En ese momento me quedé en blanco, no supe ni que contestar pero ahora en frío le diría tantas cosas, pero bueno mejor así, se ve que sentimientos tiene muy poquitos, pero bueno.

Muchas veces no sabemos el valor que para ellos tienen las cosas y por mucho que tú quieras cambiárselas por unas exactamente igual ellos notan la diferencia. Mi madre, le ha comprado a mi hija, otra manta idéntica a la que tiene, del mismo color, todo igual pues ella no la quiere, ella quiere la suya.

Como muchas de vosotras sabéis, mi peque ha empezado este año la guardería, al principio lloraba muchísimo y yo como no sabía si podía mandarle la manta no se la enviaba. Una de las mañanas me dijo la profesora que sí que se la llevara  y ha sido llevársela y la niña deja de llorar, cuando tiene sueño o me echa de menos va y la abraza. No sé si habrá sido casualidad o no, pero justo ha sido tenerla con ella y quedarse más tranquila y es como dice su profesora, que es su consuelo.

Y es que aunque a nosotros nos parezca una tontería y habrá muchas madres que digan que eso no es bueno, yo a mi hija no le voy a dar un aperreo para que no coja la manta, al igual que con el pipo. Muchas madres me dicen pues deberías ir quitándoselo ya, y yo digo que por qué. Mi hija tiene su pipo, todavía es pequeña ya llegará el tiempo de quitárselo e incluso de que ella no lo quiera. 


Comentarios

  1. Cada uno sabe lo que es mejor o peor para sus hijos, y nadie te tiene que decir si se la tienes que dejar o quitar...La señora esa licenciada en opinología tenía la empatía en el culo, además que a ella qué le importará? En fin, antes por lo visto había que frustar a los niños para que se dieran cuenta de lo dura que es la vida, y les cuesta asimilar que lo hagamos diferente... En el fondo creo que es mejor que te quedaras en blanco, a mí también se me ocurren cosas desagradables que decirle, pero lo mejor muchas veces es ignorarles, te lo digo por experiencia, que me tienen harta con la teta, y que si es muy mayor, y que si se la tienes que quitar y que se aguante...En fin!!! Un abrazote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente para todo, aunque el problema de todo es que la que me hizo el comentario era una chica joven, que se supone que debería criar a su hija de una forma más actual. Pero bueno cada uno que haga lo que quiera, yo no le voy a tirar a mi niña la manta porque es con lo que ella se queda tranquila y con eso me basta. Muchas gracias por comentar preciosa. Un besazo

      Eliminar
  2. Por aquí tenemos la misma manta en azul. Oye, menudo gustazo de manta. Pero él no ha tenido nunca mucho apego a esas cosas. Mira que tiene también un montón de doudous y no hubo manera. Su apego y consuelo es la teta siempre.
    En cuanto a las opiniones de los demás... Me alegro de que no sea familiar mio porque me toca una madre así y menudo panorama!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las mantas son pura delicia jiji Mi peque también tiene doudous de esos pero jamás los quiso, se los pone a las muñecas para que se duerma jajaja ella es así de original. Ahora eso sí con la manta va a todos lados y a mí a veces me da hsata verguenza porque no puedo lavarla y casi anda sola ya vamos jajaja
      Hay gente para todo, el problema es que era una madre jovencita, pobre criatura, que tenga que criarse así pero bueno. un besazo mi amor

      Eliminar

Publicar un comentario