Las familias "normales" y la homofobia

Ser mamá es ir a todos lados bien acompañada


De repente te levantas un día y ya no sólo eres madre, si no que empiezas a comportarte y hablar como ellas. Ya no intentas levantarte lo más tarde posible, ahora te levantas cuanto más temprano mejor para que te de tiempo a poner lavadoras, limpiar la casa, atender al niño, llevarlo a la guardería y ponerte hacer de comer. Eso de ir a comprar ropa para tí queda en la historia, por cada prenda que te compres, tu hijo lleva 10 y tu marido otras 10. ¿Ropa de temporada? Yo tengo un chaquetón de hace 2 años que está nuevo y ese voy a aprovechar, te repites una y otra vez. 



Los fines de semana cuanto más tarde salías mejor, ahora un viernes a las 10.30 de la noche si tienes al niño dormido estás acostada en el sofá intentando ver una película pero con un ojo cerrado, jamás terminas de verla. Las empalmadas ya no existen, son los padres. Salir de fiesta queda en el pasado, ahora sales a dar una vuelta a sitios donde puedan ir tus hijos y no muy tarde para casa que se tienen que acostar. 

¿Cuándo has comido tanta verdura? Nunca, pero ahora eres responsable, ahora tienes que dar ejemplo para que esos pequeños diminutos coman de todo sin rechistar. "Tómate el zumo rápido que se le van las vitaminas" repites a la misma vez que piensas en tu madre ¿te estarás convirtiendo en ella?

El clan era un canal que casi no tenías sintonizado ahora es el único que pones en televisión, te sabes los diálogos de Peppa Pig y de la Patrulla Canina, y si tienes suerte, te ves la misma película de Disney 200 veces, porque ellos jamás se cansan de verla. 

La hora del baño era tu preferida, te metías en la ducha te ponías todos los productos que encontrabas para exfoliarte, depilarte, relajarte con sales minerales, que recuerdos. Ya no conoces la tranquilidad, ahora el baño es rápido si están despiertos porque normalmente los tienes allí contigo no perdiendo detalle de nada y lo que es peor, llorando porque quieren que los cojas. ¿Depilarte? Espera a que esté dormido sino irás con una ceja hecha y otra sin hacer, y así con todo.

¿Te molestaban las cosas por medio? Ahora estarás loca. Hay juguetes en cada rincón de la casa, y si miras debajo del sofá, quizás haya más que dentro del propio baúl. Cuando se ha conseguido dormir, te echas en el sofá y de buenas a primera empieza algo a cantar y se ven luces, el sonajero que le compró la abuela se ha puesto en acción. 

Y así, un día tras otro, pero ...... QUE BONITO.

Que bonita es mi vida ahora, me comporto como una madre porque tengo la gran suerte de serlo. 

No hay despertares más bonitos que aquellos que dos manitas provocan. Las sonrisas que te regala no son más que el mayor de los alicientes para que el día vaya bien. No importa que no te deje hacer de comer, que no te puedas duchar tranquila o que incluso tengas que ir al baño con él en brazos, es un regalo tenerlo en nuestra vida. Que bonito ir presenciando cada cosa nueva que aprenden, cada paso que dan, cada palabra nueva que pronuncian, que bonito es todo de ellos.

Llegaba el día de reyes y era un día para tí, donde quería que te colmaran de regalos, ahora todos los regalos que tengan ellos son pocos aunque eso implique que tú apenas tengas nada. 

Jamás había sufrido antes como sufres ahora cuando los ves malitos, cuando la impotencia te recorre el cuerpo y no sabes ni puedes hacer nada por ellos. Conoces que es estar preocupado cuando se ha caído y llora, llora y llora y no sabes que tiene. Y es que aunque la maternidad sea lo más bonito del mundo, sin duda es con lo que más sufrimos. Nada nos duele más como el sufrimiento de un hijo.

Sin duda no hay nada más bonito, más especial y que te haga sentir mejor que ser madre. Que esas manitas pequeñas y esas miradas inocentes te colmen de amor, abrazos y besos. No hay nada mejor que levantarte y saber que estará ahí y que tú día nunca será igual al anterior aunque hagas las mismas cosas. Ellos nos llenan de vida y nos dan la vida, no hay nada comparado a ser madre. 

Comentarios

  1. Yo ya no concibo entrar en el baño sola, aunque vaya solo a coger algo! Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad, vamos mi hija va siempre con su manta y hasta cuando estoy en el baño me la trae para taparme será jajaja

      Eliminar
  2. Suscribo cada una de tus palabras.
    Desde la compañía absoluta para todo hasta lo maravilloso que es esa compañía 😉
    Es lo q tiene ser madre, que te conviertes en bipolar a la vez. O no? Si? Jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes más razón que un santo!!! Pero que bonito es todo eh!! Son tan pequeños y vas viendo como van creciendo y dan ganas de comertelos con lo graciosos que son!! Luego pensaremos que porqué no nos lo hemos comido pero bueno jajaja

      Eliminar
  3. ahora que va al cole ya, y tengo algunos momentos para mi... la echo de menos y no se hacer las cosas sola...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro se te hace raro. La mía aún como está en periodo de adaptación va muy poquito tiempo, cuando ya esté toda la mañana a ver como lo llevo, por eso somos las madres bipolares jajaja

      Eliminar
  4. Yo la verdad es que reconozco que tengo mucha ayuda con mis padres y, si quisiera, podría hacer más cosas sola de las que quisiera. No suelo salir con él. Bueno, salir de fiesta ya no sé lo que es aunque lo cierto es que nunca fui muy fiestera. Pero si salgo con amigos a cenar, comer o tomar algo mi hijo viene siempre, salvo que haga mal día, que han sido un par de veces. Por lo general prefiero quedarme en casa si él no puede venir. Sí es cierto que si tengo que salir, por ejemplo, a hacer una mini compra, se queda con ellos porque es más el trajín de arreglarlo, subirlo al coche, bajar la silla, comprar, volver a subirle... que lo que pueda tardar en comprar el pan! Pero sí, en casa es imposible ya estar sola. Da igual donde este o donde vaya! Y en parte es lo bueno, sentirse siempre acompañada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ayuda de los padres es importantísima. Yo tengo la ayuda de mi madre y mi abuela también, sobretodo económicamente que no nos dejan nunca, además que con la niña no hay ni que mencionarlo, pero nosotros somos de los que deicmos que si la niña no entra nosotros tampoco así que todo lo hacemos los tres juntos. Ojalá algún dia nos podamos conocer y nuestros peques se conozcan, que seguro que jugaran mucho!!

      Eliminar
  5. Qué ciertas todas tus palabras! Yo me siento rara incluso cuando voy sola por la calle sin empujar un carrito... no sé qué hacer con las manos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pasa, me parece tan raro ir sin ella por la calle o por ejemplo a comprar al super que me falta algo!! jeje un besazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  6. yo no voy a ninguna parte sola, ni casi puedo cambiarme jajaja, pero que bonita la vida de madre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo tanto, la mía sin ir más lejos no me deja ni hacer pipi, la tengo o sentada encima, o con su manta tapandome o pidiedome que le abra el grifo del bidé jajaja Un besazo bonita

      Eliminar
  7. Desde que soy madre ya no hago nada sola. Bueno, depilarme o hacerme las uñas, que lo hago por la noche cuando ella duerme!! Jajaja.
    Y aunque es bonito y darias la vida por el peque, a veces es agobiante. Eso sí, un día que estaba sola en casa no sabía que hacer con mi tiempo libre. Jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que hay veces que necesitas un poco de tiempo para tí, pero luego los miras y se te olvida todo el agobio. Un besazo bonita y gracias por comentar.

      Eliminar
  8. Jajajaja muy cierto lo de la ropa :)

    Coincido en tu reflexión al 100%, qué suerte tenemos de ser madres y, pese no tener tiempo para nosotras, tenerlo para esta pequeña criatura que nos sorprende cada día. Siempre compensa, lo mires por donde lo mires.

    ¡Un besote bonita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la ropa es así, primero los hijos luego las parejas y ya luego nosotras jajaja. Y pienso como tú, compensa siempre 100% Un besazo mi amor y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  9. Lo que más hecho de menos es tener Jan ducha o baño tranquilo. Si me ducho vienen a contarme sus cosas, a hacer pis o pos, dejan la puerta abierta y me congelo... Y si me baño, a la que me digas se llena la bañera de gente y Juguetes.

    ResponderEliminar
  10. ¿Qué es ir al baño sola? ¿Cocinar sola? Ir al super y comprar cosas para ti? jajajaja
    Yo me acostumbré y de verdad que algunas solas veces lo extraño para poder mover mi mente en algo que no sea niños y pañales y caca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí a veces nos hace falta, pero sin embargo cuando puedo hacerlo que es cuando está en la guarde, la echo de menos jajaja. Así de bipolares somos las madres.

      Eliminar

Publicar un comentario