Las familias "normales" y la homofobia

Yo fui "victima indirecta" del BULLYING



Como madre,el bullying es un tema que me preocupa bastante. Aunque gracias a Dios a mi hija le queda mucho para llegar a edades donde se da este tipo de acoso no deja de preocuparme que en vez de ir menguando vaya creciendo. 

Ayer mismo vi en el telediario como una chica le pegaba a otra en medio de la calle, la amenazaba y la insultaba, mientras que la otra chica ni se defendía. Dijeron que la víctima negaba todo porque estaba bajo la amenaza de la acosadora de que mataría al hermano menor de la víctima de tan sólo 6 años. Niñas con 13, 14 años con tanta maldad en el cuerpo que da hasta miedo. 


Al bullying hay que plantarle cara, hay que frenar esta lacra que se está extendiendo. Que no puede haber tantos casos de adolescentes que estén pasando por este calvario y la única salida que ven muchas veces sea el suicidio. El bullying se hace más fuerte y peligroso con las redes sociales. Antes tú te ibas a casa y podías evadirte de lo que vivías en el colegio. Hoy día no, hoy  pueden machacarte hasta que no puedas más a cualquier hora del día y esto es un peligro real.


Yo, os voy hacer partícipe de algo que no sabe mucha gente, pero que creo que es un tema que puede ayudar. Yo he sido "víctima indirecta" de una acosadora. Cuando digo que he sido una "victima indirecta" me refiero a que a mí directamente no se me ha acosado pero sí que sufrí una agresión por defender a una víctima de bullying. 
No era tan adolescente, quiero decir que esto pasó cuando estaba entrada ya en añitos. Iba a clases y una de mis compañeras se puede decir que era el blanco fácil, no me preguntéis el motivo porque no lo sé pero fue el blanco de todas las burlas. Fue de parte de 4, 4 malnacidas. Una de ellas era la cabecilla, la que llevaba la voz cantante, y las demás eran las palmeras, las que se reían y las que no hacían nada por parar aquel acoso. Recuerdo que esta chica tenía una sesión en Fotolog (para quien no sepa que es Fotolog se puede decir que era una de las primeras rr.ss, donde subías una foto y acto seguido escribías un texto). En su red social compartía gustos, manualidades, recetas, no sé todo lo que a una chica de esa edad le puede interesar. Todos sabemos lo fácil que es reírse de una persona cuando no la tienes cara a cara y pudiéndote esconder tras un perfil falso o un seudónimo. Pues ese fue el comienzo, empezaron con perfiles falsos, los insultos y las bromas se iban haciendo más grande hasta que un día ya fue directamente cara a cara. Uno de los días que estábamos en clase yo estaba sentada junto a ella y le mandaron una nota desde los asientos de detrás, no se me puede olvidar la cara de aquella chica cuando leyó lo que ponía; "DEBERÍA DARTE VERGÜENZA ESE FOTOLOG QUE TIENES, DAS ASCO". Así, sin más, sin ningún tipo de motivo. Esta chica guardó el papel y salió de clase. Obviamente no la dejé ir sola por lo que me levanté y la acompañé a casa. Eso se hizo una rutina, íbamos hasta su puerta, volvíamos a clases y luego a la vuelta igual, no me fiaba yo mucho de dejarla sola. Hasta ese momento como delante de mí solo pasó eso no dije nada, preferí callarme. Pero de los insultos pasaron a empujar, tirones de pelos e incluso mancharle la ropa, y lo siento pero yo ya eso no lo podía permitir. Estaba acojonada lo reconozco, pero aunque no fuese conmigo sabía que meterme en este tema me podía traer complicaciones aunque bueno, tampoco era justo que me quedara de brazos cruzados. En una de estas burlas agarré fuerte la mano de la acosadora cuando fue a empujarla. Esta sin vergüenza, me miró con mirada desafiante, si las miradas matasen estaría muerta, pero se calló y se fue, no me dijo nada. Yo con ellas no me llevaba mal, habíamos hablado nos habíamos reído en varias ocasiones, pero yo viendo tal y como eran prefería no tener a esa gente en mi vida. A mi amiga le aconsejé por activa y por pasiva que tomáramos cartas en el asunto, que hablásemos con alguien, denunciásemos, no era una niña pequeña, era mayor de edad y podía poner a la ley de por medio, pero se negaba, decía que prefería dejarlo estar. Pero llegó lo que se estaba viendo venir, y justo me cogió a mí allí, con ella, en la vuelta a casa como cada día. Empezaron los insultos, cada vez se acercaban más y aunque yo era como un toro de miura, ellas eran más y mi amiga se escondía en su propio miedo, agachaba la cabeza y se callaba. Yo siempre he sido de no aguantar mucho, y sobre todo estoy en contra de todos aquellos comportamientos que hagan daño a otra persona. No lo podía remediar y tuve que saltar, a cada palabra malsonante que le decían yo decía 3 más, y ellas eran 4 pero yo sola hacía por 10. A mí no me achantaban, a mí no me daban miedo, a mí me daban asco y pena, porque el karma les devolvería todo lo que ellas estaban haciendo. En una de éstas que ya fueron a golpear me metí en medio, y paré, paré con mi boca quiero decir. Me reventaron el labio, mi paleta traspasó el labio y me hizo un gran corte. Acto seguido me pidieron perdón y se echaron atrás, joder con lo que sangraba seguramente se cagaron. Aunque pueda parecer una historia de libro ya os digo yo que no que tengo en mi labio la cicatriz aún, vamos y estará ahí de por vida. Desde ese día las cosas cambiaron, y aunque mi amiga nunca dijo basta, yo lo hice por ella. Se borró su cuenta en Fotolog porque prefirió hacer otras cosas y éstas tías nunca más la molestaron. Pero todo no acabó ahí, con el tiempo me las volví a encontrar y se acercaron a hablar conmigo. Yo en realidad tenía poco que hablar después de ver como eran pero ellas intentaban darme una explicación, que se habían dado cuenta que la cagaron, que se portaron como unas niñatas y que mi golpe fue sin querer. A mí eso ya no me valía, yo llevaba una marca en el labio que bueno con el tiempo se quita pero la verdadera víctima de todo, la que se merecía el perdón iba a llevar una cicatriz por dentro que no la iba a curar tan fácil y a ella no le pidieron perdón.

Ahora han pasado muchos años, sigo teniendo relación con mi amiga, y son muchas las veces que me recuerda lo bien que me porté con ella. Y si os soy sincera yo no quiero ni que me de las gracias ni nada, yo lo hice porque quise, porque me parecía injusto y porque no podía quedarme de brazos cruzados viendo esa injusticia. A mí me partieron el labio, pero si eso sirvió para que todo acabara bienvenido sea.

Con esto quiero concienciar con que no sólo la víctima puede hacer algo sino los que estamos a su alrededor, los que vemos esas putas injusticias. Es tan importante el papel de los que están presenciando esa barbaridad. No aplaudas, no te rías de una actitud así, piensa que el que está delante de tí siendo humillado, vejado y en muchas ocasiones maltratado puedes ser tú y seguro que te gustaría que dieran la cara por tí.

Creo que debería haber más castigos, que los menores no deberían estar tan protegido cuando hacen cosas así. Que tanto colegios, profesores, padres, se deben concienciar más con este tema, hay que ofrecer más ayuda de la que hay y sobre todo más información. 

Desde entonces me he informado mucho sobre el bullying y distintos tipos de acosos pero no me he podido formar sobre ello, cosa que me encantaría para poder dar charlas por los institutos y concienciar del peligro que tiene esta nueva moda.

Es peligroso para la víctima, para la familia de la víctima pero también para el acosador. El acosador seguramente cuando madure y vea lo hijo de puta que ha sido se arrepentirá, y no hay que llegar a eso, hay que evitar que suceda.

Seguramente, la familia de estos menores acosadores sean personas normales, que no hayan educado en su vida a sus hijos así, pero que por alguna circunstancia de la vida han caído en ese camino, y a esa familia yo le digo lo siento, pero que no baje los brazos y sobre todo que no victimice ni tape a su hijo. Si tu hijo ha hecho algo mal, por mucho que te duela, plántale cara y haz lo que esté en tus manos para que esa actitud cambie. En el caso de la familia de la víctima no sentiros nunca culpable, en muchos de los casos no sabéis que está pasando, pero cuando os enteréis o a la mínima que notéis que hay algo raro, no pasarlo por alto, buscar cuál es el problema y sobre todo dar todo vuestro apoyo.

Estoy harta de aquellos padres que dicen STOP BULLYING pero después hacen todo lo contrario. No estaría mal que el ejemplo lo diésemos en casa, que las palabras se las lleva el viento.

Aquí me he abierto en canal, os he contado uno de los episodios más fuertes que he sufrido en años y aunque yo nunca he sido una víctima del bulling he vivido en mis carnes como una persona puede hacerse tan pequeña por el trato vejatorio que le da otro, y os aseguro que eso no se lo deseo a nadie. Como madre, me encantaría poder hacer algo para que esto cada vez vaya a menos y sobre todo para que el día de mañana, el día que mi hija vaya al colegio no tenga ni que presenciar ni que vivir esa situación que existe gracias a la lacra con la que tenemos que convivir.

Comentarios

  1. Cuánta razón tienes Lidita, y ojalá puedas formarte en ese campo si es lo que deseas. Yo opino igual, se deben implicar los padres y tomar cartas en el asunto. No vale el "son cosas de críos". En Finlandia aplicaron un programa muy efectivo que no solo se centra en el acosador, sino en las personas que le rodean. El acosador en cuanto se ve solo y que no solo nadie le apoya, sino que le rechazan, cesa en su actitud.

    Lo que os pasó a ti y a tu amiga se podría haber evitado si las denominadas palmeras hubiesen tenido la misma actitud que tú. Y la verdad es que tu amiga sí que tiene mucha suerte de haber podido contar contigo, no todo el mundo es así de valiente.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias guapa. La verdad es que sí, los que están alrededor aplaudiendo dichas conductas o simplemente no haciendo nada empeoran las cosas. También creo qeu tienen mucha culpa los padres de los acosadores, la mayoría de éstos son seres que pasan de sus hijos y que no les inculcan el respeto a los demás y claro así vamos. No sé si sería suerte o no haber estado allí pero si se que mi golpe fue el desencadenante para que todo acabara.

      Un besazo

      Eliminar
  2. El problema es que a veces los adultos no somos conscientes del poder del ejemplo, no podemos pedir a nuestros hijos que respeten a los demás y luego meternos con alguien o criticarlo por su apariencia por ejemplo. Y esto también sirve para la tele, parece una tontería, pero juzgar a las personas famosas por su apariencia, juzgar su carácter sin ni siquiera conocerlas...Todo eso hace mella y no somos conscientes, y luego no queremos que nuestros hijos se metan con el gordo, o con la fea, o con el rarito...Nos queda mucha autocrítica por hacer a los adultos...Buen post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tienes toda la razón. Deberíamos hacer algo más practicando con el ejemplo. Gracias por leerme y comentarme! Un saludo

      Eliminar
  3. Yo también fui víctima de Bullying. En mi caso si fue directo. Fue en el insti. Yo era una niña feliz que intentaba llevarse bien con todo, quizás demasiado risueña y con ilusiones. Estaba el típico grupo de chicas que juegan a ser mayores, que con 13 años fuman, bebén, salen todos los fines de semana... Ya me dirás! La tomaron conmigo y con varias chicas más. A mi sólo me insultaban y amenazaban pero a alguna amiga la llegaron a pegar. Yo vivía con miedo de salir a la calle y encontrármelas. No sé porqué hay gente así. Yo nunca supe que era acoso, en aquellos años yo creo que esto no estaba tan controlado y no se sabía tanto. Cuando estaba embarazada hice un máster en el que retomamos el tema. Mi trabajo fin de máster fue sobre el ciberbullyin.

    ResponderEliminar
  4. Siento muchísimo que tuvieses que pasar por eso. Yo, a pesar de ser gordita y bajita, jamás he tenido que soportar acoso al contrario tenía muchos amigos y me solía llevar bien con todos hasta con la pandilla chuli como la que tú describes. No sabes lo que me gustaría ver tu trabajo de fin de máster seguro que no tiene desperdicio ninguno. Y tal como dices, antes no se sabia ni de la misa la media y ahora se sabe demasiado y más casos se dan, y desde que apareció las RR.SS da hasta miedo. Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario