Las familias "normales" y la homofobia

Periodo de adaptación para madres


Estamos en una época donde la mayoría de nuestros niños están en un periodo de adaptación en guarderías o colegios. Es la hora del despegue,de que las horas que pasamos juntos sin separarnos terminen y toque la hora de jugar con nuevos amigos y hacerse a nuevas caras.


Como todos sabemos o estamos viviendo, no es nada agradable, primero porque nuestros hijos lloran como si los estuviesen matando y a ningún padre le gusta ver a sus hijos así y segundo, aunque sea necesario nos cuesta trabajo acostumbrarnos a vernos solas sin ellos. 

En mi caso, mi hija hoy va hacer el cuarto día en la guardería. Los dos primeros días entró muy bien diciendo adiós y todo, pero cuando llegaba la hora de la salido aparecía llorando con el corazón encogido incluso. Es más, el primer día nos llamaron antes de dar el tiempo de recogida para que fuésemos porque la pequeña no dejaba de llorar y para lo que quedaba mejor recogerla antes. Cuando llegó el tercer día, ella ya sabía a lo que iba, quería quedarse con papá y mamá y aunque solo va media hora la primera semana la hace prácticamente llorando. Me cuenta la profesora que como mi hija cuando llora se enfada y no quiere que nadie le habla no consigue calmarla ni con pelotas, ni cantando ni con otros niños, ella como la profesora no la deje le da una hostia y lo arregla todo. Ayer mismo, dice que le dió una galleta porque le señalaba la maleta y la niña con todo su genio de 17 meses la cogió la tiró al suelo y la pisoteo, y mientras señalaba la maleta decía mamá. A ella le daba igual todo ella solo quería irse con mamá. Y es que aunque me da mucha pena, me hace gracia las cosas que hace porque siendo tan pequeña el genio que tiene. Hoy vamos ya por el cuarto día, a ver que tal acontece.

Después de estos días he llegado a la conclusión que quizás los que necesitamos el periodo de adaptación también somos nosotros los padres. A mí me parte el alma dejarla allí sabiendo que se va hartar de llorar. Desde que la he dejado allí no me quito de la cabeza como estará, estará llorando, y es que es tan pequeña que me da mucha pena. Es verdad que es algo que tenemos que pasar. Ella ha estado siempre conmigo día y noche y ahora separarla de golpe es algo fuerte para ambas, y en mi caso es necesario que pase. Tal y como he contado en varios post en casa ahora estamos todos en paro y si nos sale un trabajo tenemos que cogerlo por lo que la pequeña se tiene que acostumbrar a estar sin mí y donde mejor que rodeada de niños y divirtiéndose.

Todas las personas con las que hablo me dicen que esto pasa, que se terminan acostumbrando y que sólo hay que tener paciencia, pues bien yo la tengo y voy a seguir llevándola, pero sólo espero que esto pase pronto, que prefiero que llore porque no se quiere venir a que llore porque no quiere entrar. Puede parecer raro, pero es la verdad, si llora porque no se quiere venir es porque se lo pasa bien, porque está distraída, y yo me quedo con la sensación de que estoy hacinedo las cosas bien, mientras que si llora porque no se quiere ir lo único que hago es ponerme peor y sentirme culpable por el trago que estoy haciéndole pasar a mi pequeña.

Espero que en unos días os pueda escribir lo contenta que está y lo bien que se lo pasa, será mucho mejor para mi salud mental y para ella.

Comentarios

  1. Hola guapa! Por fin me he animado a comentarte y es que como dices este tema esta ahora candente. Como profe he vivido muchas adaptaciones de P3 y te puedo asegurar que a la que os vais, aunque lo dejeis llorando con el berrinche más grande del mundo, el 90% al cabo de nada estan entretenidos y jugando tan felices. Esta vez me ha tocado vivirlo como mamá y así ha sido. Mi hija vivía mal el momento de la separación al dejarla en la guarde por la mañana pero en seguida estaba jugando, me lo decía la tutora y también las fotos que nos suelen mandar por la app. Confio plenamente en la escuela y los profesionales y la verdad es que no he llorado ningun día. Cada uno es como es y no llorar no significa que sea mejor mamá o más fuerte, simplemwnte tenia claro que era algo que debía pasar y de hecho lleva tres semanas casi y no voy a decir que muestre entusiasmo cuando la dejo pero me da un beso y se queda sin llorar, un poco resignada creo yo, eso sí. Jejjee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por haberme dejado un mensaje, me encanta. Tú como profesora sabrás mejor que yo lo que es esto, en el caso de mi pequeña por lo que me dice su seño se enfada porque no quiere estar allí, y llora y no para de llorar y ni jugar con juguetes, ni con compañeros ni nada, ayer conseguimos que quiera estar de la mano de la seño o en brazos calladita así que ahí vamos. Tengo claro que no la voy a quitar porque ella tiene que aprender a estar sin mí así que a ver. Muchas gracias por tus palabras. Un besazo enorme.

      Eliminar

Publicar un comentario