Las familias "normales" y la homofobia

Diario de una dieta 5


Bienvenidos un lunes más  a "Diario de una dieta" ya vamos por la quinta semana, como pasa el tiempo. El día 7,  el jueves de la semana pasada hacía un mes que empecé esta aventura, la aventura de darle salud a mi vida y no sabéis como ha cambiado, aunque primero voy a contaros como me ha ido esta semana.




Con una semana nueva por delante, el ánimo de haber perdido peso la semana anterior y mis ganas por seguir con esta meta hizo que cogiera cosa con ganas, pero lo que yo no sabía que entre una cosa y otra la cosa se iba a terciar. El lunes comí como hasta ahora venía haciendo, mis verduras, proteínas, mi yogur de trozos que no puede faltar (esta vez era de la marca Día, no lo aconsejo están malos) y mi hidrato de carbono, comí lo normal. Había pasado una semana con una ansiedad horrible a causa de mi amiga la menstru, pero como ya se había ido todo había vuelto a la normalidad. Lo que yo no sabía era que tendría que haber comido más ya que la madrugada del lunes al martes desde bien entrada la madrugada, aproximadamente las 5 tenía que irme para urgencias con mi hija como conté en un post anterior. Ya el martes empezó mal, y ya se sabe que cuando nuestros hijos están malos perdemos hasta el hambre, nos llevamos casi 9 horas en urgencias, la niña no paraba de llorar y rabiaba del dolor que tenía, y claro yo estaba descompuesta ¿hambre? yo lo último en lo que pensaba era en la comida.  A esto de las 13.30 nos dieron el alta y todo estaba "bien". Tenía una fuerte infección de orina pero con su tratamiento todo iba a ir perfectamente, hasta ese momento no me relajé, y claro siendo la hora que era y sin haber comido nada pues ya entró el gusanillo. Tenemos que añadirle a todo esto que no había hecho la compra por lo que en casa no había nada de comer, mi marido tenía que entrar a las 3 a trabajar y no nos daba tiempo comer en ningún sitio, así que decidimos hacer un pedido a una cadena de comida rápida. Sí comimos en el Mc Donald's, y no os penséis que tenía ganas, porque no, lo último que se me apetece últimamente es ese tipo de comida basura porque en cuanto me lo como empiezo a sentirme mal e indigesta. Comer semejante basura, como ya preveía, no me sentó nada bien así que me llevé todo el día sin probar bocado, ni cené, estaba embotada y con pesadez en el estómago, así que además de haber comido mal ya me había saltado muchas comidas. Los días siguientes a la semana, sí que comí comida de dieta pero entre una cosa y otra había comida que me las saltaba o básicamente no tenía hambre, y como en toda dieta hay que obligarse a comer 5 veces al día y yo ésta vez no lo he hecho. A aquellos que dicen que comiendo menos se pierde más ya les digo yo que es mentira, que lo he podido comprobar con mi propia experiencia y es falso, comiendo más durante la semana y sobre todo mejor he perdido más peso que esta última semana. Llegó la hora de la verdad, ya es lunes y lo primero que he hecho al levantarme ha sido pesarme. He perdido 300 gr. no es mucho pero bueno viendo como había transcurrido la semana tampoco estaba mal.

Haciendo un poco de balanza de este mes pasado tengo que decir que ha sido positivo. En cuanto a la pérdida de peso he perdido como 7 kg. que no está nada mal, aunque yo tenía en mente cuando empecé perder más peso durante un mes pero bueno no me quejo, dicen que poquito a poco y con buena letra. En cuanto a salud, no sabéis lo que he ganado, me encuentro muchísimo mejor, estoy más ágil, me duelen menos las piernas y la espalda y sobre todo ya no tengo tantos dolores de estómagos ni tanta pesadez como tenía antes. El volumen que he perdido ha sido muchísimo, mucho más que lo que con 7 kg. puedes esperarte. Ropa que me estaba demasiado ajustada o incluso pequeña ahora me está bien y eso es una de las mayores alegrías que me podía dar. Por lo que ha sido un mes duro, aunque no tanto como cría que iba a ser pero me ha valido la pena. Esto que hace un mes empecé no va acabar hasta que no llegue a mi meta, porque lo voy a conseguir, porque quiero, puedo y lo necesito.

Hoy, día 11 de Septiembre, uno al reto del peso otro más, el de dejar de morderme las uñas. Es un vicio que tengo desde pequeña y también voy a proponerme quitarlo, con este no os aseguro nada ya que para mí es casi más complicado que el de la dieta, pero lo voy a intentar y os contaré como van. Para más información os digo que ahora no tengo uñas, tengo muñones, y no exagero.

Espero que esta semana que entra vaya mucho mejor en cuanto a la dieta, y que los males queden apartado, porque llevamos un veranito de males que vaya tela. 

Me despido hasta el próximo Lunes, donde "Diario de una dieta" llegará a la 6ª semana. ¿Qué me deparará la semana?

No olvides de dejarme el comentario que más te apetezca estaré encantada de contestarte.

¡Saludos!



Comentarios