Las familias "normales" y la homofobia

¿Nacemos racistas?


Cuando nacemos somos almas puras sin prejuicio ninguno. Un bebé es el ser que tiene el alma y el corazón más limpio de toda la tierra. Nacen sin saber cual es la diferencia entre hombre y mujer, sin importarle el color de la piel, si es de su misma ciudad, provincia o país. No son conscientes de si la otra persona es heterosexual, homosexual, bisexual ... ellos simplemente son felices con ser lo que son.

Pero por desgracia vivimos en una sociedad corrupta, y no corrupta por aquellos desalmados que se dedican a quedarse con dinero ajeno que también, sino corrupta en sentimientos y valores. Desde que nacen ya te catalogan lo que eres, si niño o niña, obviamente si eres niño tu color tiene que ser el azul y si eres niña el rosa, esto conlleva a que el niño tiene que jugar con el balón, mientras la niña con las muñecas o la cocinita. Te obligan a posicionarte en un lado o en otro porque aunque no te digan "ese es negro por lo que no es igual que tú" te lo demuestran los hechos. Hechos que un niño por si sólo no va a ver. 

Hace unos días leí algo que me impactó y que en mi cabeza no cabe que haya gente así. Era la conversación de un hijo con un padre en un parque en el que el niño le decía a su papá que Mohamed se había caído y se había hecho sangre. El padre, con muy poca cabeza, lo primero que le dijo a su hijo fue que no se juntase con él, que era moro y podía hacerle daño. El niño, con 6 años que ponía que tenía, contestó algo que a su corta edad es de admirar, -papá, Mohamed no es distinto, él al igual que yo, cuando se cae le sale sangre y le duele, él es mi amigo y yo lo quiero-. Supongo que dicha respuesta dejaría al padre petrificado, aunque esto ya no lo ponía. 

La xenofobia es a día de hoy, una de las grandes lacras de la sociedad, y es que este tipo de comportamientos no son más que producto de la ignorancia del ser humano que no se dedica a nutrirse sobre lo que de verdad es la vida. 


Después de los atentados ocurridos en Barcelona los comportamientos racistas están a la orden del día. Tras todos los acontecimientos que están pasando en el mundo de la mano del ISIS se ha creado un fenómeno abrumador y que aumenta con cada ataque terrorista por parte de los mismos, la islamofobia.

Si decimos que todos los musulmanes son terroristas, ¿también tendríamos que decir que todos los vascos son etarras?. Pues no, claro que no. En nuestra religión, hay cantidad de curas violando y acosando a menores de edad, y por eso no podemos decir que todos los curas sean iguales, y mucho menos que todos los cristianos seamos así. Es una falta de cultura y de conciencia que llega a dar miedo.

La base para erradicar cualquier tipo de pensamiento delictivo (racismo, homofobia ...) está en la educación y en los valores que tenemos que inculcar los padres. Los padres somos los primeros responsables en hacer de ellos, personas de provecho, con respeto y tolerancia hacia los demás sin hacer distinción alguna. Todos somos iguales da igual como seamos, de donde seamos y de donde vengamos. Los niños son meras esponjas de lo que ven en sus casas, si el padre o madre dice que asco me da el negro, ese niño va a aprender a odiar a los negros, porque si su padre que es la persona que cuida de él y lo protege dice eso por algo será. Y es que los niños nacen sin ser racistas y es así como deberían de seguir.

Creo que en España aún estamos a años luz de erradicar este tipo de comportamientos y pensamientos, pero tenemos que tener en cuenta que los niños que estamos educando hoy son el futuro de mañana, y que en nuestras manos está que la lacra de ser humano que intimida, acosa, humilla, veja, golpea ... se acabe.


Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, los niños aprenden, por educación, de lo que les inculcan los padres, el colegio, las figuras de autoridad, los medios... Somos lo que somos por nuestra práctica social. Por tanto, hay que cuidar lo primero que nada la base educativa y formativa. Muy buen post, Lidia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario