Las familias "normales" y la homofobia

Diario de una dieta 2


Lo prometido es deuda, y como cada Lunes os narraré como me ha ido la semana. 

DIARIO DE UNA DIETA 2 ... 


Esta semana no ha ido especialmente bien, y no porque no haya puesto de mi parte, al contrario, ganas he puesto y muchas, y más después de lo animada que estaba tras haber perdido esos 3'100 kg.

Cuando no sueles llevar una dieta basada en verduras principalmente, acostumbrarte a ello cuesta mucho trabajo. Llega un momento en el que todas te parecen iguales y da igual la forma en la que las comas que te terminan cansando. Pero como todo dietista dice, la verdura es el plato principal de una vida sana, y yo quiero conseguir mi meta y hacer de la verdura una parte principal en mi alimentación. Pero a lo que iba, por mucho entusiasmo que tenga, las ganas de comer dulces, golosinas, o por ejemplo comida china, han estado presente. Por un momento pensé, "por un día que lo probase no pasaba nada", pero conociéndome como me conozco ya os digo yo que sí, pasa seguro. Porque soy la típica que le das el dedo y te coge el hombro, por lo que si pruebo un poco quiero más y más y no tengo fin y entonces todo el esfuerzo hecho no habría merecido la pena. 

En cuanto a las distintas comidas he continuado tal y como la hice la semana pasada, no he cambiado nada, Por ahora, he preferido evitar arroz, pasta, legumbres, para luego ir metiéndolo poco a poco. Es lo que he hecho en anteriores dietas y me ha ido bastante bien. Para desayunar mi pan tostado con aceite y tomate acompañado de un cola-cao con leche semidesnatada, para almorzar normalmente es verdura asada, a la plancha o en ensalada con algo de proteína, ya sea carne, pescado o huevo, meriendo una fruta y para cenar algo ligerito, casi siempre suelo tomar tortilla a la francesa con ensalada,  picadillo de tomates, o lonchas de pavo y finalizo el día con un yogur desnatado con trocitos que por lo menos les da consistencia. En el almuerzo y la comida en vez de incluirle los 30 gr de pan que debería lo cambio por el variante en picos, que serían 5 picos. 

Yo no sé por qué pero todo esto que he hecho prácticamente no ha servido para nada, he perdido 300 gr. es más a lo largo de la semana me he pesado y en vez de perder cogía peso. No sé donde ha estado el fallo, no he comido de más, no me he pasado y mucho menos me la he saltado. Yo suelo tener mucha retención de líquidos y deporte hago poco la verdad, pero la primera semana tampoco lo hice y perdí 3kg. Así que no sé donde está el problema.

Esta semana voy acompañar la dieta de ejercicio, bueno ejercicio, voy a salir andar por las mañanas una hora para ejercitar el cuerpo y a ver si así también pierdo y ver si ese es el problema.

Aunque parezca que no, cuando te pasan estas cosas sabiendo que lo has hecho bien y que tienes más hambre que un perrito chico te desanimas y te dan ganas de tirar la toalla, que seguramente yo en otro momento de mi vida lo habría hecho, pero esta vez no, esta vez no va a poder conmigo y si lo nuevo que voy a incluir no funciona haré algo distinto y así hasta que consiga que todo fluya como debería y poder llegar a mi meta.

Empecé con 101,1kg y ahora estoy en 97,6 kg, en total he perdido en dos semanas 3.500kg. No está mal pero para mi forma de verlo es demasiado poco para la cantidad de peso sobrante que tengo. 

En una semanita os seguiré contando como me ha ido, si sigo sumergida en la mierda o si por el contrario he salido a flote. 

Comentarios

  1. Hola compañera.
    No soy nutricionista, para nada una experta en el tema, pero sí he practicado siempre mucho deporte (a excepción de los últimos años, muy mal por mi parte). No he seguido dietas estrictas, no he tenido el problema de engordar fácilmente. Sin embargo, me tomo la libertad de sugerirte dónde veo yo que haya podido estar el fallo. En cualquier dieta, la primera y segunda semana se suele perder más peso fácilmente. ¿Por qué? Porque sueles perder calorías en forma de líquidos acumulados o retenidos, pero no se suele perder grasa propiamente dicha, es decir, grasa adiposa. Es lógico y natural. Por otro lado, una buena dieta como la que sigues tú, muy sana por lo que observo, debe ir siempre acompaña de ejercicio físico moderado, al menos, debe haber un incremento de la actividad física-motriz, es decir, andar más, moverse, por ejemplo, puede ser una solución complementaria. Lo que hay que tener claro es que se pierde peso cuando la ingesta calórica es inferior al gasto fisiológico o muscular. Porque si incidimos en dietas restrictivas hipocalóricas (que no es tu caso porque comes muy bien y sano) pero no incrementamos el desgaste físico, lo que se pierde es masa muscular y no grasas adiposas. Que es lo que le pasa a las personas que siguen dietas insanas como la de la alcachofa, por ejemplo. No se debe incidir en pocos elementos restrictivos. Es contraproducente. Si bien no es tu caso. Solo era señalarlo.
    Por otro lado, también hay que tener en cuenta el equilibrio nutricional, esto es, procurar no poner el peso de los nutrientes en los glúcidos, que sería la ingesta o el consumo de hidratos de carbono. Precísamente el pan, la pasta, el arroz...son glúcidos, azúcar en sangre que cuando los metaboliza el organismo a través de la digestión se suelen acumular en forma de grasa, porque el azúcar sirve para quemar a través del ejercicio físico, (los carbohidratos los ingieren los deportistas) pero si no los quemas adecuadamente se acumulan en los tejidos. Es incluso mejor tomar más grasas y proteínas en comparación a la cantidad equilibrada de hidratos de carbono con aquéllas, de forma que las grasas sean monoinsaturadas y poliinsaturadas y no saturadas (olvidarse por completo de las grasas trans, papas, cortezas, comida industrial, fritos, embutidos). La grasa que puedes comer y debes de comer de vez en cuando es aceite de oliva virgen crudo en forma de aliño, frutos secos, por ejemplo, nueces, cereales (cebada, trigo, centeno en su forma integral) y tomados por las mañanas mejor, las semillas o el aceite de lizana, pescados como el salmón, la caballa, el arenque, el atún blanco o la trucha). Además, el pescado azul tiene minerales y vitaminas del grupo B y fósforo. Y todas las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas poseen una buena fuente de antioxidantes, muy buenos para la piel y para evitar el envejecimiento prematuro. Además, dan mucha energía, casi tanta como los hidratos de carbono, que deberías tomar pero en menor proporción que este tipo de grasas y las proteínas.
    Todo ello, acompáñalo de ejercicio moderado o anda una hora todos los días a un paso si puede ser ligero. Bebe mucha agua. Debes ingerir como mínimo un litro y medio diario, en verano más. Ya sé que cuesta hacer ejercicio, pero en cuanto lo hagas todos los días durante un tiempo te acostumbrarás.
    Perdona si me entrometo. Pero la dieta que sigues es muy sana, yo ahí no voy a interferir, dios me libre. Solo intentaba ayudar porque lo he vivido por propia experiencia.
    Un beso y muchos ánimos, ya verás como lo consigues. Estoy segura. Eres un ejemplo positivo para mucha gente.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras compi. La verdad es que sí que hay que hacer ejercicio pero me cuesta tanto trabajo ponerme, pero lo tengo que hacer sí o sí. Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario